Nace un mago (i)

Corría el año 700 y tantos. Un niño jugaba con una pelota de trapo y paja en una aldea britona de la Isla de Man. Se encontraba en la calle de tierra principal, a la vista de todo el mundo. A nadie le parecía bien que estuviera allí y hubo mucho cuchicheo al respecto, pero le dejaron estar, de momento.