UNA EDUCACIÓN

AUTOR: Tara Westover.
GÉNERO: Autobiografía.
EDITORIAL: Lumen.
NÚM. DE PÁGINAS: 472.

Tara Westover nació en Idaho en 1986, es licenciada en Arte por la Brigham Young University. Gracias a varias becas pudo seguir estudiando y obtuvo un posgrado en Cambridge. Especializada en Filosofía y graduada en Historia por la Universidad de Harvard. Nunca antes de los dieciséis años fue a ningún colegio directamente se presentó a hacer el examen para ingresar en la Universidad. Obtuvo un doctorado a los 27 años sin ni siquiera haberse graduado en la Secundaria.

Esta novela ha sido traducida a veintidós idiomas y ha sido muy aclamada por los lectores y la critica, fue nominada al National Book Critics Circle en la categoría de autobiografía. Y ha sido considerado uno de los libros más importantes del año y ha figurado desde su publicación en la lista de más vendidos.

SIPNOSIS:

Tara Westover creció en las montañas occidentales de Estados Unidos en armonía con una naturaleza grandiosa, y doblegada a las leyes que establece su padre preparándose, junto a sus seis hermanos y a su madre, mormones supervivencialistas, para el apocalipsis. De niña jamás fue a un médico, su padre no creía en ellos, y obtuvo su certificado de nacimiento a la edad de 9 años.

La joven solo tenía acceso a libros y publicaciones afines a sus creencias, pero al mismo tiempo le inculcaron a sus hijos que cualquier persona podía aprender lo que quisiera si se lo proponía, asi que eso hizo Tara, estudiar a escondidas y poder tener acceso a una educación, que tanto ansiaba. Pronto descubrió que la educación podría ser la única vía para huir de su hogar.

«Te puedes educar a ti misma mucho mejor que cualquier otra persona», le decían.

CONCLUSIÓN:

Podéis llamarlo transformación. Metamorfosis. Falsedad. Traición. Yo lo llamo una educación.

La familia Westover seguía una interpretación fundamentalista del movimiento de los Santos de los Ultimos Días que se rige por las enseñanzas del libro del mormón, su padre era un conspiracionista antigubernamental ,con creencias muy extremas, que controlaba la vida de la familia y cualquier contacto que tuvieran con el mundo exterior.

Se preparaban constantemente para sobrevivir a una posible alteración del orden político o social, una apocalipsis, o fin de la civilización para protegerse de cualquier intento del Estado de intervenir en sus vidas. Lo llamaban el día de la Abominación, casi como un final del mundo, preparando conservas y enterrándolas en el campo junto con bidones de gasolina y armas.

Nunca iban al médico no creían en ellos y tras tener accidentes graves, negligencias producidas por el padre que los hacía trabajar en su chatarrería sin ninguna medida de seguridad, ya que creía que todo lo que les pasara era designio de Dios, lo bueno y lo malo. Solo usaban remedios naturales que creaba la madre que era partera y herborista natural. La madre vivía sometida al padre y ya cuando Tara fue más mayor descubrió que esté tenía un trastorno bipolar.

Cuando Tara empezó a ir a la universidad no sabía que había habido dos Guerras Mundiales y ante la existencia del Holocausto quedó conmocionada aunque no estaba segura de si por haberse enterado de algo horrible o por haber descubierto su ignorancia. Allí también se dio cuenta de que sus profesores podían ser sus amigos porque la motivaban e impulsaban sus logros académicos, no le lavaban el cerebro como le había dicho muchas veces su padre.

«Hay un mundo ahí fuera, Tara. Y lo verás de un modo muy diferente en cuánto papá deje de susurrarte al oído su punto de vista sobre él». Cuando Tara le dice al padre que quiere ir a la Universidad, esté le dice que el lugar de la mujer es su casa y que debía de aprender de hierbas medicinales (la farmacia de Dios), y no prostituirse en pos de los conocimientos del hombre en lugar de buscar los divinos.

Tara escribió estas memorias como parte del proceso de adaptación a la perdida de su familia.

OPINIÓN:

Libro duro, que te deja un mal sabor de boca al leerlo y que plantea preguntarte como hay gente que puede pensar y vivir asi, ya sea por creencias religiosas o políticas en pleno siglo XXI.

La protagonista siempre se sintió fuera de lugar, sus creencias religiosas la alejaron siempre de amigos y parejas, de hecho arrastra este problema social cuando ya tambien es mayor, trauma que también arrastra de la relación de abuso psicológico y físico al que la somete uno de sus hermanos, Shawn, persona violenta que no tiene control sobre su ira, y por su afán de dominar a las mujeres.

«Es extraño que des a tus seres queridos tanto poder sobre ti», escribió Tara en su diario.

Alabar la valentía de su protagonista y como ese afán de superación y de querer estudiar y saber de otra manera de pensar que la suya le da esa fuerza y ganas de superarse aún a pesar de saber que vas a perder a tu familia, pero casi yo creo que es mejor asi. Tara se dio cuenta con el paso del tiempo que había un mundo que tenia que descubrir, más allá de lo que pensaba su padre y su familia, que es a lo que se vio subordinada en su vida.

«Mi vida la narraban otras personas, sus voces eran persuasivas, enfáticas, categóricas. No se me había ocurrido pensar que la mía podía ser igual de fuerte que las suyas».

Westover ha escrito una historia extraordinaria, su propia historia, desgarradora e inspiradora sobre la posibilidad de que alguien en esta situación lo lea y pueda cambiar.

Yo así lo deseo, así que os recomiendo encarecidamente leer este libro.

PUNTUACIÓN: 10/10.

Finalmente, invitamos a todos los lectores a unirse al grupo de lectura que tenemos en telegram  http://t.me/ClubDelLibrooo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *